…y un gigantesco orgasmo recorrió el planeta. Y entonces no hubo guerras, y las gentes de toda condición y creencias, se amaron locamente, ¡mire usted que maravilla!

¿Os imagináis? ¡Un orgasmo global planetario, coordinado a las 06:08 -hora universal-, del 22 de diciembre de 2007! ¡Que derroche de energía placentera! Que explosión de buenos sentimientos, qué dicha y que buen rollo… La vida es maravillosa; ¡Oh! Que relax, cariño…
Tres problemas iniciales y tres soluciones inmediatas:

Primer problema. Para los que no tengan la suficiente “alegría”, reparto de pastillitas azules a cuenta del Vaticano, y que las enormes ganancias de las farmacéuticas se distribuyan en Ayudas al Desarrollo del continente africano.

Segundo problema: Para evitar la pandemia de SIDA y otras, y para evitar explosión demográfica de Julio/2008; reparto masivo de condones a cuenta del Fondo Monetario Internacional… y las empresas fabricantes destinarán las ganancias para Ayudas al Desarrollo de los países africanos.

Tercer problema: Los que queden desparejados, “manitas al canto” e indulgencia plena si su religión se lo prohíbe.

¡Que jodidamente fácil es arreglar el planeta!



Deja una respuesta